jueves, 24 de abril de 2014

Queso de cabra extra crujiente con mermelada de pera a la vainilla


Esta llegando el verano, el bañador ha encogido y tengo que ponerme a dieta ya....hoy ensalada de la buena, de la que casi no lleva na más que un buen chorrito de AOVE, nada más llegar a casa me pongo con ella y así no hay problema......bueno, esas eran mis intenciones hasta que llegué a casa y abrí la nevera y oye...no se que pasó que terminé haciendome este rico queso frito por que yo lo valgo, por que hay que darle alegrías al cuerpo y si el bañador ha encogido, ya me compraré otro que los de este año son de otros colores....

Esta vez he utilizado queso de cabra de leche cruda que me regalaron nuestros amigos de Sabor a Málaga y la verdad es que está para morirse de gusto....y de mermelada no podía ser otra que la de mi amigiiisima Gaby de Bikisimas que es maestra mermeladera (si existe ese palabro jajajaja)...el resultado todo un lujo.

INGREDIENTES: 

   1 cuña de 250 gr de queso de cabra
   1 puñado de cereales copos de maiz
   Pan rallado
   1 huevo
   1 cucharilla de miel de romero
   Harina
   4 cucharadas de mermelada de pera a la vainilla

- ELABORACIÓN: 

Cortamos el queso en dados.

Lo metemos en la nevera para que esté bien frío antes de la preparación.

Batimos el huevo junto con la cucharada de miel de romero. Con un mortero machacamos un poco los copos de maiz, para que queden trozos medianos que al morder crujan, pero que no llegue a ser un polvo.

Rebozamos los dados de queso, primero en harina, luego en huevo, luego en pan rallado, volvemos al huevo y terminamos con los trozos de copos de maíz.

Los freímos en abundante aceite bien caliente, lo justo para dorarlo por fuera y le vamos dando vueltas para que se tueste por igual en todas las caras.

Sacamos sobre papel absorvente un minuto y emplatamos rápido para que llegue a la mesa caliente. Acompañamos de unas cucharadas de mermelada de pera a la vainila.

- MARIDAJE:

Para mi sería fantástico como aperitivo con un buen vermút, pero también puede estar genial con un moscatel seco de Málaga.

- COSTE: barato. 
- DIFICULTAD: fácil. 
- TIEMPO: 15 minutos. 
- CALÓRICO: el perfecto para el alma pero no para el cuerpo.