viernes, 25 de julio de 2014

Champiñones rellenos de pollo y por fin vacaciones


Este año en concreto ha sido muy duro en el trabajo y además he tenido momentos puntuales de querer dejarlo todo y mudarme a las Maldivas....superados esos momentos y en gran parte gracias al blog, la cocina y sobretodo a vosotros, ha llegado el momento de tomarse unos días de vacaciones que creo que están más que merecidos.


Así que este año nos vamos unos días de viaje a Noruega a disfrutar de los fiordos y del salmón, pero antes tengo que dejar las tareas hechas y por supuesto despedirme de vosotros con una propuesta que nos ha encantado y que puede funcionar tanto como acompañamiento de carnes como entrante por si mismo.


Es una variante de mis famosos champiñones con langostinos teriyaki, pero actualizados a la española, ya que sustituyo la salsa japonesa por una tan nuestra como el romescu y los langostinos por pollo, que en este caso es una pechuga de pollo que me sobró de uno asado del día anterior, así que encima de rica es una receta de aprovechamiento.

INGREDIENTES: 

   6 champiñones grandes
   1 pechuga de pollo
   6 tomates cherry
   1 cebolleta
   4 cucharadas de salsa romescu (ver receta aquí)
   2 dientes de ajo
   Aceite, sal y pimienta
   Nata fresca

- ELABORACIÓN:


Encendemos el horno a 200ºC.

Limpiamos los champiñones y les quitamos el pie.

Cortamos la cebolla en juliana pequeña, laminamos los ajos, cortamos los tomates, el pie de los champiñones y la pechuga de pollo en dados pequeños.

En una sartén caliente con un poco de aceite ponemos los champiñones y dejamos cuatro minutos por cada lado. Sacamos y reservamos.

Añadimos un poco más de aceite y pochamos la cebolla. Cuando esté bien transparente incorporamos el ajo laminado. Al empezar a cambiar de color introducimos los tomates cherry, salpimentamos al gusto y dejamos pochar un par de minutos.

Sólo nos queda añadir el pollo en dados y la salsa romescu. Removemos y dejamos un minuto a fuego bajo.

Rellenamos los champiñones con la mezcla de verduras y pollo y ponemos en una fuente para horno. Dejamos diez minutos, sacamos y emplatamos acompañados de un poco de nata fresca.

- MARIDAJE:

Un tinto joven elaborado con garnacha es perfecto para resaltar los sabores del romescu.

- COSTE: barato. 
- DIFICULTAD: fácil 
- TIEMPO: 30 minutos.
- CALÓRICO: si lo acompañamos de un poco de arroz plato único.

Bueno chicos, pues me despido durante un mes, a la vuelta os enseño más cositas y mis experiencas con el sifón de espumas, que estoy seguro que os sacará la sonrisa a más de uno.....y estoy seguro que me traeré alguna receta rica del norte de Europa y no os olvidéis de ver el Facebook de vez en cuando que os iré enseñando cositas ricas de por allá....un besico a todos.