lunes, 18 de julio de 2016

Strudel de manzana y pera


A veces nos da por buscar postres nuevos, sabores que no hayas probado nunca y que puedan sorprender al comensal... Ese no es el caso de hoy. Me he decantado por un postre clásico, de los de toda la vida, de los que mi madre y mi abuela hacían a mano (mira que es difícil hacer pasta filo a mano), sólo cuando había algo muy importante para celebrar.


Yo he tuneado un poco este postre tan conocido y le he añadido un poco de pera, que le da un toque más sabroso aún si cabe y una textura más cremosa. Sin duda alguna un acierto, según me han dicho en casa. En breve también tendréis otra versión de este postre mucho más atrevida... pero no me adelanto y veamos como hacer este strudel de manzana y pera.

- INGREDIENTES:

   8 hojas de pasta filo
   2 manzanas
   1 pera
   1/2 limón
   2 cucharadas de azúcar moreno
   1 rama de canela en polvo
   1/2 chupito de aguardiente
   2 cucharadas de mantequilla
   5 nueces
   Azúcar glass

Para acompañar
   Helado de vainilla

- ELABORACIÓN: 

Encendemos el horno a 200º C

Pelamos las manzanas y la pera, las despepitamos y las cortamos en dados pequeños.

En un cazo u olla pequeña ponemos la fruta ya cortada junto con el zumo de medio limón y la rama de canela. Añadimos el azúcar y el chupito de aguardiente y ponemos a fuego suave durante un par de minutos hasta que el azúcar empiece a disolverse bien. Añadimos medio vaso de agua y dejamos a fuego medio unos cinco minutos, para que el azúcar se caramelice y la fruta se poche un poco.

Apagamos y dejamos que se atempere.

Mientras derretimos la mantequilla en el micro y untamos con ella una hoja de pasta filo. Colocamos encima otra hoja y pintamos con un poco más de mantequilla derretida. Repetimos hasta hacer las ocho capas.

Colocamos en medio de la pasta filo, el relleno de fruta (eliminamos la rama de canela). Le añadimos por encima las nueces peladas y picadas.

Cerramos los lados superior e inferior hacia adentro y luego enrollamos los laterales haciendo un rulo grande y alargado. Untamos el exterior con un poco de mantequilla derretida y metemos en el horno unos diez-quince minutos, hasta que la pasta esté bien dorada y crujiente.

Sacamos y dejamos enfriar ligeramente antes de cortar y servir tibio con un poco de azúcar glass por encima y una buena bola de helado de vainilla.

- MARIDAJE: 

Una copa de moscatel, potencia los sabores de este riquísimo postre.

- COSTE: barato.
- DIFICULTAD: fácil.
- TIEMPO: 40 minutos. 
- CALÓRICO: un postre siempre es un postre.....